Antes de escribir este artículo pensé en lo que me hace sentir más cómoda en la comunicación y realmente siento que cuando hay menos juicios presentes hay más tranquilidad y soltura en las relaciones; con esto no quiero decir que yo no emita juicios, claro que los emito, pero en la medida en la que expreso menos aspectos descalificativos frente a una situación o una persona siento que hay mayor apertura.
Por eso, hoy te invito a que pongas sobre la balanza tu forma de comunicación y así, logres un mayor equilibrio y asertividad. 

¿Qué es un juicio en la comunicación?


Un juicio es una valoración, ya sea correcta o errada, estos juicios se hacen sobre una persona, el aspecto como viste, sus compartimientos, estos juicios los emitimos desde nuestros valores, todo el tiempo se generan juicios, sin embargo sin querer se limitan las palabras por esos juicios.

Haciendo una retrospectiva, en otros momentos, me comunicaba desde la “transparencia” y digo “transparencia” entre paréntesis porque emitía juicios a diestras y siniestra, sin respetar las emociones de mi interlocutor o sin tener en cuenta cómo lo iba a tomar.

Y como aprendizaje de ello, estoy segura, que entre más prudencia se genere en los juicios, mayor cercanía y proximidad se genera en la comunicación humana; la confianza se convierte una nota agradable para conversar y tener diálogos sin señalamientos.

***CONOCE MÁS DE NUESTROS CURSOS DE COMUNICACIÓN***

Comunicación asertiva y los juicios
Los juicios nos abren o nos cierran puertas, esto depende de que tanto se tomen en cuenta las emociones de nuestro interlocutor. Inevitablemente por medio de los juicios comparamos las acciones con ciertos estándares que consideramos que deberían ser de ese modo.

¿Cómo puedes determinar un juicio en la comunicación?
Los juicios se dividen en juicios validos o juicios inválidos, estos los determina la autoridad de quien lo emite, eso quiere decir que si la persona tiene conocimiento o te da con su vida un ejemplo basado en acciones, allí es donde tiene un valor real no.

Sin embargo, cualquier juicio pierde fundamento sin acción, porque las acciones transforman los juicios y si los refuerzas con una comunicación asertiva y equilibrada, es allí donde surgen relaciones basadas en el respeto y la confianza.

Para finalizar te invito a que reflexiones sobre la siguiente frase: “Si cambiamos los juicios que emitimos cambiaremos la persona que somos y tendremos una comunicación poderosa y asertiva”.

Si tienes alguna pregunta, duda o juicioso lo puede hacer en la zona de comentarios que lo contestare personalmente.

 Te envío un fuerte abrazo y te deseo lo mejor.

Carolina Chica Cadavid

Descubre los secretos para tener una Comunicación Asertiva, Empática y 100% Poderosa

Síguenos en Facebook

Como todos ustedes saben el desarrollo de comunicación asertiva y persuasión es una de las herramientas más poderosas para tener mejores resultados en el plano laboral, personal y emocional.

RECUERDA VISITAR NUESTRO CANAL Y SUSCRIBIRTE

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here